BIENVENIDOS AL MUSEO INTERACTIVO DEL CIIDEPT

La Tucumanesa

Manuela Hurtado Pedraza (1780-1850). Conocida como La Tucumanesa, fue una de las mujeres que se destacaron en la defensa de la ciudad de Buenos Aires durante la Primera Invasión Inglesa (1806). Viajó desde Tucumán, para sumar en la defensa, y sobresalió por sus convicciones en contra de las fuerzas imperiales británicas, sorprendiendo a los invasores por la fortaleza y el manejo del fusil. Luego de terminada la contienda, su labor fue reconocida por las autoridades, concediéndole sueldo oficial y grado de subteniente de Infantería, según Resolución Real del 24 de febrero de 1807.

El poeta Pantaleón Rivarola le dedicó estas estrofas que circularon por los pueblos del antiguo Virreinato.

“A estos héroes generosos, una amazona se agrega

Que oculta en varonil traje, triunfa de la gente inglesa:

Manuela tiene por nombre, Por patria Tucumanesa”.

Juan Calchaquí

Juan Calchaquí
Fue un reconocido cacique del norte argentino, que lideró la defensa de nuestras tierras en los violentos tiempos de la conquista española. Según el testimonio del padre jesuita Pedro Lozano, Juan Calchaquí, estuvo al mando de grupos originarios que lo apoyaban desde los Valles Calchaquíes hasta la zona del Tolombón, en las fronteras, entre las actuales provincias de Salta y del Tucumán.
Los integrantes de nuestros pueblos originarios, se negaban a permitir el triste espectáculo de observar cómo los europeos, de forma violenta ocupaban sus tierras, sometían a sus hombres y mujeres a trabajos forzosos y desarticulaban sus creencias. En este marco, para resistir el proceso de conquista y colonización, Juan Calchaquí, reunió a más de 30.000 voluntarios para hacer frente a los representantes de la corona.
No hay información certera sobre los últimos días del Líder Calchaquí, solo sabemos que su lucha por proteger el territorio de los Valles, fue continuada por los caciques Vitipoco y Chalimin.
Juan Calchaquí, es parte de nuestra herencia cultural, de un legado que no solemos visibilizar, pero que está presente en nosotros, en nuestras comidas, en nombres toponímicos, en las huellas de la piel y en los cantos ancestrales. Son signos imperceptibles, que nos señalan que tenemos que escuchar los ecos profundos de nuestra identidad, para saber de dónde venimos.

El Perro Familiar

Leyenda del Perro Familiar

La Leyenda del Familiar logró construir un universo imaginativo y un poco “tenebroso”, para ilustrar tensiones reales, socio-históricas en el marco de los ingenios tucumanos. Concretamente, imaginar a un perro un tanto diabólico, que obedecía a las órdenes de los dueños de la industria azucarera, y que se alimenta de los peones y trabajadores, fue una forma creativa, y un tanto metafórica, de referenciar los aspectos angustiantes del clima social de la época (Fines del S. XIX y principios del S.XX), como la precariedad laboral, las relaciones de poder, la injusticia social, etc.

Bazán Frías – El Robin Hood Tucumano

Bazán Frías – El Robin Hood Tucumano

Andrés Bazán Frías el “Robin Hood Tucumano”, se convirtió en una figura mítica, creando una serie de leyendas a su alrededor por la singularidad de su vida y de su muerte.
Se cuenta que nació en un barrio muy humilde de la capital de la provincia y durante su juventud cometió una serie de hechos delictivos con el fin de ayudar a los pobres.
Lo cierto es que en el presente, Bazán Frías, es analizado por historiadores para entender las problemáticas sociales del desarrollo del San Miguel Tucumán de finales del siglo XIX. Por otro lado, es un personaje popular, digno de visibilizarse en documentales y además, considerado hasta milagroso por sus seguidores.

Lola Mora

Lola Mora
La reconocemos como una de las artistas más importantes de nuestra provincia, y tal vez la escultora más importante de Sudamérica en todo el tardío siglo XIX.
Su nombre completo es Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández, pero en su propia época y en la posteridad quedó fijado un nombre más sencillo y emblemático: Lola Mora.
Sus obras más admiradas
Entre sus obras en Europa, se destaca un autorretrato en mármol de Carrara, exhibido en la Exposición Universal de París de 1900.
En sus obras pensadas como encargos de la nación argentina o de alguna de sus provincias, se reconocen principalmente la Fuente de las Nereidas (1903), los dos bajorrelieves del Museo Casa Histórica de la Independencia (1904), la Estatua “De la Libertad” de la actual Plaza Independencia (1904) y la Estatua de Juan B. Alberdi (1904), así como el grupo escultórico del que sería el 2º Monumento Nacional a la Bandera Argentina, hoy parte del 3º y definitivo, erigido en la Ciudad de Rosario. En Jujuy, rodeando a la Casa de Gobierno, se ubican sus estatuas alegóricas que representan “La Justicia”, “El Progreso”, “La Paz” y “La Libertad”.

Pachamama

Pachamama
La Madre Tierra (Pachamama) es considerada algo sagrado, una deidad: fuente de sustento de toda la humanidad, porque de ella obtenemos los alimentos y todo lo necesario para vivir. Según esta tradición la Tierra come, vive, respira. Es nuestra madre, y nosotros somos responsables de cuidarla por el bien de todos los seres vivos.

Galería Virtual del Museo Interactivo del CIIDEPT Autor: Bruno Salica

Haga click en una imagen para ampliarla